Las enfermedades transmitidas por el agua pueden prevenirse en casa

El agua no siempre es beneficiosa. Bacterias, virus y parásitos utilizan el preciado líquido como fuente, reservorio o ruta de transmisión de múltiples enfermedades que alteran la salud y el bienestar de las personas.

Durante las precipitaciones o situaciones de emergencia atmosférica causantes de inundaciones, es indispensable evitar acercarse a ambientes acuáticos contaminados, en especial cuando las viviendas han sido perjudicadas por el desbordamiento de ríos y represas, y la red de alcantarillados ha colapsado.

Walter Betancourt, investigador del Centro de Microbiología y Biología Celular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), sostiene que los microorganismos que se eliminan por la vía fecal (denominados entéricos) pueden hacer de las suyas durante los períodos de lluvias intensas. Estos ingresan al organismo por medio de la ingesta de agua o alimentos insalubres, y son excretados a través de las heces.

El agua contaminada es fuente de muchas enfermedades.

“En estos momentos estamos rodeados de aguas contaminadas debido a las lluvias. Cuando no existen sistemas de tratamiento de aguas residuales, las poblaciones expuestas sufrirán las consecuencias” aseguró.

Entre las patologías relacionadas con aguas contaminadas se pueden mencionar la fiebre tifoidea y paratifoidea, úlcera gástrica, cólera, disentería, gastroenteritis, poliomielitis, meningitis, hepatitis A y E, leptospirosis, ascariosis y toxoplasmosis. Mientras que las heces humanas son el reservorio principal de microorganismos causales de estas dolencias, los animales también pueden actuar como transmisores, al igual que los ambientes acuáticos quebrantados con la orina de ejemplares silvestres.

“Son muchísimos agentes patógenos y pudieran haber otros que ni siquiera conocemos, porque al explotar nuevas áreas para vivir nos exponemos a enfermedades nuevas o desconocidas” dijo Betancourt.

Walter Betancourt trabaja en el Centro de Microbiología y Biología Celular del IVIC.

El experto recomienda abandonar inmediatamente la residencia si ésta fue embestida por las aguas. Seguidamente, es necesario controlar la diseminación de futuras afecciones, minimizando la exposición y tratando el agua disponible para uso doméstico. La técnica más económica, sencilla y eficiente es la cloración o adición de cloro al agua en un recipiente sellado. Según la Red Internacional para la Promoción del Tratamiento y el Almacenamiento Seguro del Agua Doméstica de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cloro es capaz de inactivar algunas de las bacterias y virus que viven en el agua. “Se pueden agregar ocho gotas de cloro comercial por cada cuatro litros de agua (un galón)” anunció Betancourt.

El especialista del IVIC aclaró que las plantas de tratamiento están diseñadas para eliminar sólo una parte de los microorganismos. “En muchas ciudades se han producido problemas de turbidez y se ha tenido que racionar el agua” dijo. De acuerdo con la OMS, otras maneras de desinfectar el agua son la exposición solar, la filtración, el hervor sostenido (durante dos minutos) y el almacenamiento seguro. “También hay productos químicos en polvo o pastillas, fabricados a base de cloro y sulfato de hierro, que concentran los sedimentos disueltos en el agua y la purifican” explicó.

Sentido común

  • Evite construir en sitios inestables y desprovistos de los servicios básicos.
  • No arroje basura ni desperdicios a las cunetas, alcantarillas y demás lugares de drenaje.
  • Cuando vaya de paseo a la playa, haga una inspección sanitaria de la zona para verificar que se encuentre en óptimas condiciones sanitarias.
  • Lávese bien las manos antes de ingerir alimentos y bebidas.
  • Cierre los envases con agua para impedir la presencia de mosquitos y otros vectores transmisores de enfermedades.

______________________________________________________

Estadísticas de la OMS (2007)

  • 1.100 millones de personas carecen de acceso a fuentes mejoradas de agua potable.
  • 1.800.000 personas mueren de enfermedades diarreicas cada año.
  • 94 % de los casos de diarrea podrían evitarse aumentando la disponibilidad de agua limpia, y mejorando el saneamiento y la higiene.
  • La escasez de agua aumenta los índices de pobreza.

Por Vanessa Ortiz Piñango

Hacer Comentario

You must be logged in to post a comment.