This page was exported from [ http://bitacora.ivic.gob.ve ]
Export date: Tue Oct 23 21:03:37 2018 / +0000 GMT

La palabra poética toma su lugar en el Ivic


La Biblioteca Marcel Roche (BMR), ubicada en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), está generando nuevos espacios para el conocimiento a través de la literatura, como parte de los elementos necesarios para desarrollar vida y transformar el trabajo cotidiano en un área laboral científica, con breves actividades que fomenten la lectura y el esparcimiento.




Juan Antonio Calzadilla, acompañado por el director del Ivic, Eloy Sira, durante su disertación


En tal sentido, la jefa de la BMR, Ana Caldera, interactuó con 30 personas en la Sala de Lectura Ramón Palomares para iniciar el 1er ciclo Encuentro de Ciencia y Literatura, con la intención de “generar el acercamiento entre los visitantes de este espacio y las diferentes corrientes literarias que se pueden ubicar en las estanterías de esta magnífica estructura”.


Caldera destacó que abrieron este espacio con la presentación del libro Del diario hastío del autor Freddy Ñáñez, presidente de la televisora del estado Venezolana de Televisión (VTV), cantante y poeta, para estimular y generar nuevas experiencias en las personas que hacen vida dentro del Ivic, particularmente en ese lugar donde la literatura toma vida.


“El día que inauguramos la sala prometimos realizar diversas actividades para fomentar el pensamiento, la literatura, el encuentro entre las ciencias, el arte, la cultura, para ello dimos inicio a esta actividad con la presentación de esta obra literaria a cargo del filósofo y escritor Juan Antonio Calzadilla”, explicó Caldera.




Ana Caldera, jefa de la BMR explicando detalles del 1er Ciclo Encuentro Ciencia y Literatura


BMR impulsando actividades


Estos eventos tendrán una periodicidad frecuente y se realizarán para afianzar la Sala de Lectura Ramón Palomares dentro de la BMR que busca atraer a los trabajadores del Ivic. Se tiene previsto utilizar este espacio para conferencias, libro-foros, cine-foros, exposiciones, muestras bibliográficas, un sinfín de actividades para ampliar la red de servicios que presta la Biblioteca.


Por su parte, Juan Antonio Calzadilla comentó que el texto presentado contiene una lectura generalizada de un trabajo realizado por Ñáñez que configura “una edición novedosa, una propuesta original de lo que significa pensar el instante, ese momento de hastío que el autor desflora bajo la forma de un diario, para hablar de ese sujeto disuelto, perdido por el tiempo riguroso de la vida diaria y que es obligado a robar ese instante”.


Calzadilla acotó que “es un libro cosechado en el tiempo de la cotidianidad, para pensar el instante como pensamiento de la poesía y pensar la poesía como acumulación de infinito en torno a la palabra más breve, es parte del trabajo por el cual hemos invitado a los aquí presentes para la muestra del libro y dar lectura a esta valiosa obra de uno de nuestros jóvenes poetas más consistentes y prestigioso en la actualidad”.




Calzadilla comentando sobre el impulso obtenido por Ñáñez gracias a las redes sociales


Redes sociales impulsaron al autor


La realización de este libro y su publicación parcial a través de la red social Twitter, permitió a Ñáñez recoger los comentarios de sus lectores y determinar el camino adecuado para la presentación final de la obra que contempla disertaciones sobre la vida misma.


“El autor busca con este diario la perplejidad de sus lectores con esta escritura paradójica, como un estado de apertura a lo indecible, a lo insólito, a lo virtual; de por sí, el autor ya ha recibido algunas respuestas durante la construcción de esta obra a través de la red social Twitter y más allá de las limitaciones de este espacio virtual, cuando las publicaciones alcanzaban los 120 caracteres, pudo palpar las impresiones de los lectores y marcaba el camino de la continuación y presentación de esta compilación literaria”, puntualizó Calzadilla.


Luis Alberto Crespo, presidente de la Fundación Biblioteca Ayacucho del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, comentó que esta actividad es importante para retomar el encuentro de culturas que deseaba Marcel Roche, primer director del Ivic, “aquella unión entre el pensamiento literario y el pensamiento científico, de manera que la creación de este espacio y las conversaciones que se suscitarán a partir de hoy, lo que hacen es revivir el pasado e inyectarle más vida a la cultura venezolana”.


El poeta y periodista venezolano recalcó que “el encuentro ratifica la importancia y la necesidad de indagar sobre el vínculo entre la poesía y la ciencia, entre el imaginario literario y la razón científica, a su vez, esta obra permite abordar ese encuentro entre la razón y el imaginario, el sentimiento poético y la reflexión filosófica-científica”, acotó Crespo.


El evento estuvo presidido por el director del Ivic, Eloy Sira Galíndez, quien además estuvo acompañado por el poeta y cronista oficial del municipio Los Salias del estado Miranda, Antonio Trujillo.


Para el próximo 14 de septiembre se estará presentando en la Sala de Lectura Ramón Palomares de la BMR, la profesora investigadora Iraima Mogollón con la obra El árbol de Chernóbil, de Lucila Velásquez.


 
Post date: 2018-09-04 10:49:45
Post date GMT: 2018-09-04 14:49:45
Powered by [ Universal Post Manager ] plugin. HTML saving format developed by gVectors Team www.gVectors.com