Promueven uso de la tecnología de ADN para tratar enfermedades

La mínima expresión de una sustancia se encuentra ordenada en átomos y lleva por nombre molécula. La molécula más importante en los seres vivos es el ácido desoxirribonucleico, mejor conocido como ADN, pues contiene toda su información genética, la cual es única, irrepetible y heredable.

Para establecer el diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades es necesario conocer a profundidad el ADN, ámbito exclusivo de la biología molecular. “Específicamente, trabajamos con el diagnóstico molecular de la miocardiopatía hipertrófica, una enfermedad primaria del corazón”, explicó Rosalva Rodríguez, jefa del Centro de Biología Estructural (CBE) “Humberto Fernández-Morán” del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic).

En el curso participaron profesionales de diversas áreas de la ciencia y la salud

Las muestras de los pacientes son estudiadas a través de diversas técnicas especializadas, tales como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR), los fragmentos de restricción de longitud polimórfica (RFLP) y los análisis de secuencias de ADN, indicó la investigadora del Ivic.

Por segundo año consecutivo, el CBE del Ivic organizó el curso teórico-práctico Herramientas básicas de biología molecular, dirigido a estudiantes o profesionales de ciencias básicas o ciencias de la salud interesados en capacitarse en el empleo de técnicas avanzadas en genética bacteriana y humana.

En la actividad, los participantes tuvieron la oportunidad de adiestrarse en el uso de la tecnología de ADN recombinante, que comprende un grupo de técnicas con las cuales se puede aislar el gen de un microorganismo, manipularlo e insertarlo en vectores de expresión.

“Fue nuestra segunda edición y nuevamente tuvimos una convocatoria bastante satisfactoria. Tuvimos profesionales de diversas áreas de la ciencia e incluimos a docentes de las universidades como apoyo para las diferentes cátedras”, dijo Rodríguez, también instructora del evento.

Yoyna Rivas, bióloga del Laboratorio de Genómica de Enfermedades Musculares del CBE del Ivic, fue otra de las facilitadoras en materia de aislamiento de ADN plasmídico y ADN genómico, tanto bacteriano como humano. “Primero se efectúa el aislamiento del ADN de interés y luego este es introducido en una célula para transformarla”, dijo la experta. Los experimentos del curso fueron realizados utilizando una cepa de laboratorio de Escherichia coli.

María del Pilar Navarro, docente de la Universidad de Carabobo, se inscribió en el curso porque las técnicas de biología molecular “son un gold standard en todas las determinaciones, tanto en diagnóstico como en investigación. Y a nivel clínico es muy importante saber de estas herramientas”, acotó.

Por su parte, Jesús Velásquez, estudiante del cuarto año de Medicina de la Universidad de Los Andes de Mérida, reconoció que las mismas “son de vital importancia en mi formación como futuro médico o investigador biomédico”.

Asimismo, aseguró que generalmente los médicos tienen poca experiencia en el área de laboratorio “y a veces es necesario, sobre todo si deseas hacer un trabajo de investigación en el área de la biología molecular”, dijo.

Además de Rodríguez y Rivas, las clases fueron impartidas por Estalina Báez (Centro de Biofísica y Bioquímica); Raúl Cedeño, Lorenzo Álamo (jubilado), Andrea La Cruz y Alexander Sánchez (Centro de Biología Estructural).

Fotos: Edgar Jiménez

   

Comments are closed.