Ivic otorga su segundo título de Doctorado Honoris Causa

Los más de 40 años de labor científica en el campo de la fisiología del músculo esquelético y cardiaco, hicieron merecedora a María Purificación Fernández de Bolaños del título de Doctorado Honoris Causa, distinción que otorga el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) a personalidades que hayan realizado destacados contribuciones al conocimiento científico con el potencial de avanzar o transformar las fronteras del saber y el bienestar de la humanidad.

Fernández, quien inició sus primeros pasos en el mundo de la ciencia al lado del doctor Carlo Caputo, hoy cuenta con 42 publicaciones de artículos científicos en revistas de alto prestigio y más de 500 citas. Además, sus aportes han sido reconocidos y calificados por expertos internacionales en el campo de su investigación.

Entre otras cosas, también ha asumido la responsabilidad de formar y capacitar a numerosos estudiantes y profesionales a través de diversas prácticas de laboratorio y cursos especializados.

Impecable trayectoria académica y científica por más de 40 años

Los méritos académicos y personales de Fernández, fueron considerados como avales suficientes para que se le otorgara el título de doctor Honoris Causa el cual, por primera vez, es concedido a un integrante del Centro de Biofísica y Bioquímica. Este reconocimiento nace en la propuesta elevada por los doctores Mercedes López, Víctor Tortoricci y Mónica Contreras, que fue considerada y aprobada por el Consejo Directivo del Ivic el 2 de noviembre del 2016.

Valió la pena

Pura, seudónimo con que identifican sus amigos y compañeros de trabajo a María, expresó sentirse muy orgullosa y agradecida por el reconocimiento, “espero ser un digno ejemplo para las generaciones de relevo científico que se forman en el Ivic, por ello, continuaré trabajando arduamente en pro de la ciencia, del instituto y de mi nación”.

Por su parte, la decana del Centro de Estudios Avanzados (CEA) – Ivic, Aileen Lozsan, dijo que por segunda vez el instituto honra la trayectoria científica de una investigadora que por años ha realizado una loable labor, así como liderado múltiples proyectos que hoy en día, se traducen en resultados tangibles beneficiosos para la humanidad.

Trayectoria

La doctora María Purificación Fernández de Bolaños nació en Madrid – España un 2 de febrero en los años pos guerra civil de esa nación. Siendo muy joven junto a su familia se trasladan a Venezuela para comenzar una nueva vida. Al pasar el tiempo contrae matrimonio y tiene dos hijas.

Estudió en el Liceo Carlos Soublette, graduándose de bachiller en ciencias, comenzado allí su interés por la investigación. Posteriormente se inscribe en la Escuela de Química Industrial “Rodolfo Loero Arismendi” y se gradúa de Técnico en Química Industrial.

María Fernández ejemplo de dedicación y constancia

En los primeros años de la década del 70, entra al Ivic en el laboratorio del doctor Carlo Caputo como Técnico de Laboratorio; allí dio sus primeros pasos en la actividad científica al darse cuenta que necesitaba profundizar su conocimiento sobre el funcionamiento de los sistemas biológicos y en especial en la fisiología de las células musculares.

En este sentido, cursa estudios en la escuela de Bilogía de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde obtiene el grado de licenciada mención Biología Celular, permitiéndole ser ascendida a Profesional Asociado a la Investigación en el Ivic. Aunado a ello, realizó cursos en el área de transporte de iones en membranas celulares, medidas de corrientes de compuesta, de corrientes únicas, uso de compuestos fluorescentes como marcadores iónicos o moleculares para estudios fisiológicos o histo-fluorescentes, entre otros.

Fernández inició sus pasos en el mundo de la ciencia al lado del doctor Carlo Caputo

Toda esta trayectoria académica y profesional la llevó a inclinar su línea de investigación en el estudio de los mecanismos biofísicos y bioquímicos involucrados en el acoplamiento excitación-contracción con énfasis en los movimientos de  Ca iónico  en células musculares esqueléticas y cardiacas.

Fotos: Edgar Jimenez

   

Comments are closed.